TRADUCIR A:

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

miércoles, 15 de junio de 2011

Los vikingos atacan España. (1ª Parte)

Desde mediados del siglo IX, piratas noruegos y daneses asolaron las tierras de Galicia, penetraron con sus barcos hasta ciudades como Sevilla o Pamplona, y dejaron tras de sí un rastro de muerte y destrucción.
Una fuente medieval , la llamada Crónica profética, reseña el momento exacto que las temibles naves vikingas fueron vistas por primera vez en aguas de Hispania.
La fecha corresponde al 1 de Agosto del año 844 d.C. y los bajeles que aquel día avistaron los pobladores del litoral cantábrico correspondían a una flota vikinga que había saqueado Tolouse y que, al volver al Atlántico fue sorprendida en el golfo de Vizcaya por un  temporal que la empujó hacia la costa de Gijón.
Los normandos ("hombres del norte") aprovecharon la oprtunidad que les brindaban los vientos para poner en práctica su afición al pillaje.
La flota bordeó la costa, navegando hacia Galicia hasta que avistó el Farum Brigantium, la torre de Hércules, hoy en la ciudad de La Coruña.
Los vikingos debieron pensar que aquel imponente edificio se hallaba junto a una importante población y desembarcaron, pero sólo hallaron una pequeña aldea y se llevaron ademas una pequeña sorpresa.
Un ejército formado por tropas de Ramiro I de Asturias y los señores locales, que les planto cara y les infligió una gran derrota: las crónicas mencionan la muerte de muchos guerreros y la quema de 70 naves.
Los piratas abandonaron el lugar, pero la escuadra vikinga, aunque mermada contaba aún con cincuenta y tres "bajeles" y otras tantas "barcas", que el 20 de Agosto se plantaron en Lisboa, ciudad que atacaron sin éxito durante trece días.
Ante el fracaso, los vikingos volvieron a sus naves y siguieron su periplo hacia el sur hasta alcanzar la desembocadura del Guadalquivír, por donde penetraron hacia el interior de Al-Andalus.
El gobernador de Lisboa había prevenido al emir Abderraman II de la llegada de los normandos, pero el soberano omeya quizá no supo medir el peligro que se le venia encima.
Los vikingos remontaron el rio hasta Sevilla, tomaron la ciudad sin resistencia, y desde allí, empezaron a realizar incursiones con los caballos que habían robado a su paso por las marismas del Guadalquivir.
El emir reclutó a toda prisa un ejército en Córdoba y su región, acampó cerca de Carmona y esperó de Musa ibn Qasí, el poderoso gobernador de la frontera norteña del emirato cordobés.
Musa llegó al frente de un gran número de tropas y decidió tender una emboscada a los vikingos al sur de Sevilla, en un lugar llamado "Quintos de Muafar"
Los vikingos estacionados en Sevilla huyeron a sus naves y remontaron el Guadalquivir hasta alcanzar a los que iban en dirección a Cordoba: cuando estuvieron todos juntos dieron la vuelta y descendieron por el rio, hostigados desde ambas orillas.
Una vez dejaron atrás Sevilla, parlamentaron con los musulmanes, y aceptaron devolver a los prisioneros que llevaban en sus naves a cambio de ropa y víveres.
Sin embargo, cerca de la actual Tablada, fueron alcanzados por el grueso de las tropas musulmanas y hubo una gran batalla en la que perdieron 500 hombres y 4 barcos, muchos fueron colgados de las palmeras.
Pero los que escaparon al degüello no se aminalanaron  y saquearon Niebla en su camino de vuelta ala Atlántico.
Así concluyó la primera invasión vikinga a la Península.

Cae Pamplona:
En el año 858, una flota vikinga, atacó las costas de Francia tras lo cual de dirigió a la Península.
Las fuentes del período hablan de unos cien barcos.
La Crónica albendense  dice: "En aquel tiempo, los normandos vinieron de nuevo a las costas de Galicia, donde fueron derrotados por el conde Pedro", la derrota se produjo después de que los normandos, tras desembarcar posiblemente en la ria de Arosa y saquear Iria Flavia ( la actual Padron) se dirigiesen a Santiago de Compostela, a cuyos habitantes obligaron a pagar un tributo, fue entonces cuando el conde Pedro los derrotó.
Fue entonces cuando el rey Ordoño I de Asturias solicitó al papa Nicolás I la autorización para trasladar la sede episcopal de aquella localidad a Santiago de Compostela, lo que le fue concedido.
Aunque perdieron varios barcos, los normandos los normados se unieron a otras bandas que operaban en aquellas aguas y se encaminaron a Lisboa, pero no se detuvieron allí, siguieron hacia el sur, cruzando el estrecho de Gibraltar .
Atacaron Orihuela y saquearon Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera, finalmente se instalaron en la isla de de la Carmarga, en la desembocadura de el Ródano, para pasar el invierno.
En su viaje de vuelta realizaron una intrépida incursión y alcanzaron Pamplona, quizá remontando el Ebro o bien penetrando desde el golfo de Vizcaya, puede que desde la ria de Mundaka.
Los escandinavos tomaron como rehén al rey García Íñiguez, por el que obtuvieron la fabulosa recompensa de 70.000 dinares como recate.