TRADUCIR A:

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

lunes, 11 de febrero de 2013

Pancho Villa y su contrato con Hollywood

El cine fue desde sus inicios un arte de representación política y social, y la Revolución Mexicana fue de gran interés para el mercado mundial, sobre todo el estadounidense y, obviamente, el mexicano. El cine de de la Revolución surge en la década de los treinta como género artístico; pero desde antes, en los cinematógrafos se daban las noticias de los frentes como preludio a las películas. Incluso se les pagaba a los caudillos de la Revolución por documentar sus campañas. La figura más atractiva para el cine fue siempre Pancho Villa como sinónimo del bandolerismo y la crueldad. Tras el asalto a Columbus, Villa adquirió importancia en el cine de Hollywood, se sabe que la Mutual Film Corporation le pagó veinticinco mil dólares por documentar su campaña militar.

El 5 de de enero de 1914, pocos días después de ocupar la ciudad de Chihuahua e incluso antes de tomar pleno control del estado, Villa firmó un contrato con Harry E. Aitken de la Mutual Film Company. El 7 de enero el New York Times informaba:


La tarea del general Villa consistirá en escenificar thrillers cinematográficos en la forma que convenga a sus planes para deponer a Huerta y sacarlo de México, y la del señor Aitken, el otro socio, será distribuir las películas resultantes en las zonas pacíficas de México y en Estados Unidos y Canadá.
Para asegurarse de que su inversión sería un éxito, el señor Aitken despacho al campamento del general Villa, el sábado pasado, un pelotón de cuatro camarógrafos con aparatos especialmente diseñados para filmar en el campo de batalla.


Se sabe además, que esto modificó las estrategias de Villa para sus campañas militares. El general tenía por costumbre atacar por las noches y puesto que la filmación requería condiciones de luz muy concretas para que las tomas pudieran ser buenas, algunas veces los ataques se hacían de día, lo que disminuía la ventaja que la sorpresa les representaba a los atacantes. En otras ocasiones, al finalizar la batalla, se repetían las tomas porque los camarógrafos no habían logrado captar una escena que fuera comercialmente rentable. Incluso, al atacar de noche se llegaron a instalar antes grandes plantas de luz y los ataques se hacían tomando en cuenta los reflectores y lámparas. Todo esto fue posible porque las ganancias políticas y económicas eran muy necesarias para el abastecimiento de comida y armamento para Villa.
Columbus (Nuevo México, EE. UU.) después de haber sido atacado por Villa.

No sería ni la primera ni la última vez que Villa aceptara modificar la verdad sobre su persona y su vida, sólo para darle gusto a público.

Friedrich Katz incluso documenta en su libro cómo es que a los productores estadounidenses no les gustaba la vestimenta descuidada de Villa y decidieron darle, en calidad de préstamo, un uniforme para salir mejor en las fotografías

Gracias al cine, el héroe bandido forjó una imagen en donde la realidad se mezcla con la leyenda. "Hay un momento en el que la leyenda abruma al personaje de carne y hueso"