TRADUCIR A:

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, 21 de abril de 2016

Harriet Tubman, de esclava afroamericana a aparecer en los billetes de dólar en EE.UU.

El Gobierno de EE.UU. ha decidido incluir en el billete de 20 dólares un retrato de Harriet Tubman, la primera mujer en figurar en la moneda estadounidense y que reemplazará al perfil del expresidente Andrew Jackson, ha informado hoy el Tesoro.

Tubman (1820-1913) pasó de esclava afroamericana a líder abolicionista durante la Guerra Civil estadounidense y aparecerá en el frontal del popular billete de 20 dólares, mientras que Jackson pasará al reverso.

«Su increíble historia de valentía y compromiso con la igualdad encarna los ideales de la democracia que nuestro país celebra», explicó Jack Lew, secretario del Tesoro, en una conferencia telefónica para comentar el anuncio.


Lew, asimismo, lamentó que haya pasado «tanto tiempo» sin la presencia de una mujer en la divisa estadounidense.



Por su lado, Alexander Hamilton, primer secretario del Tesoro de EE.UU. entre 1789 y 1795, mantendrá su rostro en el billete de 10 dólares.

Para que este cambio se haga efectivo, no obstante, se deberá esperar más de una década, debido a la necesidad de adecuar la maquinaría de la Oficina de Impresión y Grabado donde se producen los dólares y superar las pruebas de seguridad.

Asimismo, Lew dijo que se modificarán los reversos de los billetes de 10 y 5 dólares, para incluir momentos significativos de la historia estadounidense, como el comienzo de la lucha por el sufragio femenino en 1913 o acontecimientos en el Memorial de Lincoln como el famoso discurso de 1963 del activista afroamericano Martin Luther King.

Fuente.Aqui

miércoles, 6 de abril de 2016

Lameme el culo

Gottfried "Götz" von Berlichingen de Hornberg, apodado "mano de hierro"nació alrededor de 1480, probablemente en Berlichingen o en Jagsthausen y murió el 23 de julio de 1562 en el castillo Hornberg en Neckarzimmern, en el seno de una familia noble. Fue un caballero imperial franco y su fama se debe fundamentalmente a su participación en la guerra de los campesinos alemanes, conflicto que sacudió el Sacro Imperio Romano Germánico en los años 1524 y 1525. Inspiró el personaje central de la obra homónima de Johann Wolfgang von Goethe.



En 1502 participó voluntariamente en la guerra privada entre los margraves de Brandeburgo-Ansbach y de Núremberg. En la primavera de 1503, con su hermano Felipe, decidió aliarse nuevamente con Talacker, lo que provocó una nueva intervención de su primo Neidhart. Este lo convenció en 1504 para que se uniera al bando bávaro durante la guerra de sucesión entre Renania-Palatinado y Baviera por Landshut. Otros dos hermanos de Götz combatieron en la misma guerra del lado de los palatinos.

En dicha guerra, el 23 de junio de 1504, un tiro de cañón le arrancó la mano derecha. A raíz del incidente, Götz estuvo hospitalizado hasta los carnavales del año 1505. Tras su regreso a Jagsthausen, la mano perdida le fue reemplazada por un mecanismo de hierro, una especie de guante que partía desde el codo. Esa prótesis, le valió el sobrenombre "aquel de la mano de hierro" (mit der eisernen Hand). La posición de los dedos podía fijarse con diez ruedas mecánicas. Este dispositivo sí le sirvió en su vida cotidiana, pero no se podían manejar ni objetos pesados ni espadas con él.


Cuando la así llamada Banda Odenwälder dirigida por Georg Metzler pasó en su camino hacia Gundelsheim cerca del castillo de Götz, este fue obligado, como muchos de sus contemporáneos, a adherir a la "fraternidad cristiana de los campesinos" (24 de abril de 1525) y a ponerse a su servicio.

Como los campesinos no contaban con guerreros experimentados, obligaron a Götz a asumir la jefatura militar de la banda nombrándolo capitán de campaña de la misma. Esta confusa situación no permitía dilucidar si Götz era un capitán o más bien un prisionero.

En este nuevo rol, Götz ocupó desde Frauenberg hasta Wurzburgo, pero cuatro semanas después, en el curso de la misión encomendada en contra del ejército de la liga Suaba, abandonó las lines y regresó a su castillo argumentando que sólo se había comprometido a actuar como jefe durante cuatro semanas y que el plazo había expirado.

Al finalizar la guerra de los campesinos, Götz fue apresado. Se justificó frente al senescal Jorge III de Waldburg y la dieta de Espira de 1526 con el argumento que había asumido la conducción de la banda sólo para evitar daños mayores. La Cámara de la corte imperial Sacro Germánica (Reichskammergericht) lo declaró inocente el 17 de octubre de 1526. Sin embargo, tenía todavía muchas enemigos en la liga Suaba y viejas cuentas a rendir. En su viaje de regreso fue interceptado el 7 de mayo de 1528 y sólo se le permitió proseguir cuando prometió bajo juramento presentarse a la liga.

Desoyendo advertencias de sus amigos Götz cumplió con lo acordado y fue a Augsburgo. Inmediatamente fue hecho prisionero y alojado el 30 de noviembre de 1528 en la torre llamada Kreuz-Thorthurm. Solamente contra la solemne promesa ("Urfehde") de renunciar a una nueva faida fue liberado el 4 de marzo de 1530. También debió jurar que permanecería únicamente en su castillo y en los alrededores, que no montaría más a caballo y que no pasaría nunca más una noche fuera de su castillo. Además debió pagar a Alberto de Brandeburgo daños y perjuicios y una multa de 25.000 ducados.

El escritor alemán Johann Wolfgang von Goethe se inspiró en la autobiografía de von Berlichingen para escribir su conocida tragedia Götz von Berlichingen (estrenada en 1773), pero alejándose ya de la realidad histórica contada líneas arriba y retratándolo como el clásico hombre del Sturm und Drang: guiado por las emociones y el instinto y deseoso de acción. Es en el acto III de esta obra que el personaje principal dice la famosa línea "Er aber, sag's ihm, er kann mich im Arsche lecken!" ["Pero a él dile que me puede lamer el culo"] en respuesta al obispo de Bamberg quien demandaba su rendición. Esta ha sido la primera referencia registrada de una frase hoy de uso común: "Leck mich am Arsch!" (la traducción idiomática correcta sería "lámeme el culo" o "bésame el culo"), la cual es llamada eufemísticamente comola frase de Götz.