TRADUCIR A:

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, 2 de junio de 2011

Fijado el origen de varias rocas de Stonehenge

los geólogos han identificado el lugar del que proceden parte de las rocas azules empleadas en el famoso monumento.
En anteriores publicaciones ya hablamos de este famoso monumento ubicado en Inglaterra, ahora contamos con nuevas pistas sobre su origen.
Una de las incógnitas que más ha interesado a los estudiosos de Stonehenge es la procedencia de los grandes bloques de roca que componen este complejo megalítico. Hasta el momento, solo se había identificado con certeza el origen de uno de los ocho tipos de piedra azul que se encuentra en la parte interna de Stonehenge: la dolerita manchada, proviene de las colinas de Preselí, situadas en el sur de Gales, a 240 Kilómetros de distancia.
Ahora, los geólogos  del Museo Nacional de Gales han identificado la procedencia de otra de las rocas de Stonehenge, la riolita .Los científicos han establecido que su composición y características coinciden con las que se encuentran en las inmediaciones de Pont Saeson, al norte de las colinas de Preseli.
Este hecho obliga  a los geólogos a replantearse la ruta seguida para transportar los distintos tipos de rocas hasta Amesbury, en el condado de Wiltshire ( Gran Bretaña),donde se levanta este legendario monumento protohistórico. Richard Bevins, responsable principal del descubrimiento, explicó que si se pudiese rastrear el origen de los demás tipos de roca se podría crear un mapa con seis o más localizaciones sobre el origen de las distintas piedras.
De este modo, los arqueólogos podrían establecer la posible ruta tomada en su dia para trasladar las piedras hasta su actual emplazamiento, e incluso podrían intentar rastrear sus pasos.

El enigma continúa 
En los últimos años, los arqueólogos han desarrollado tesis de que Stonehenge surgió hacia 3000 a.C. como lugar de enterramiento, aproximadamente cinco siglo antes de que se erigieran en el emplazamiento 162 grandes bloques de roca.
Se han formulado diversas hipótesis sobre el modo en que estos bloques de piedra se llevaron a Stonehenge. Incluso se ha sugerido que las rocas llegaron a la zona por el empuje de los hielos en el curso de la última glaciación, pero la mayoría de estudiosos considera que fueron trasladadas por el hombre.
El profesor Mike Parker, de la Universidad de Sheffield, cree que el reciente análisis de las riolítas supondrá un importante paso para comprender la ruta que se siguió en el transporte de estas piedras, cargadas de un significado que aún no se ha descifrado en su totalidad.