TRADUCIR A:

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

viernes, 8 de agosto de 2014

Así era el futuro imaginado por los visionarios de hace cien años (segunda parte)

Un nuevo tipo de campesinos.



Si tenemos en cuenta que la mayoría de los trabajos de aquel siglo se desarrollaban en el campo y en las fábricas, uno de los principales objetivos que exigían a la ciencia era hacer más fácil la vida del proletariado.

Para ello lo principal era mecanizar el campo. En la estampa se puede ver a un campesino dirigiendo por control remoto a través de hilos telegráficos a una máquina segadora.

Un tractor primitivo con el que soñaban que el campesino tendría un trabajo más amable.

Jugar al croquet en el fondo del mar




Entre las 87 estampas que han resistido hay una constante: el hombre habría dominado los fondos marinos. Para los pensadores de hace cien años, conquistar el mar era más lógico que el espacio. Sin embargo el tiempo ha demostrado que el ser humano ha mirado más al exterior que al interior del planeta.

En la imagen se observa una partida de croquet, un popular deporte en el mundo francés y anglosajón.


Fábricas de pollos en las granjas





Según las estampas, las máquinas del año 2000 serían casi milagrosas. Con unas cuantas planchas de hierro, unos remaches y unas poleas, se podría fabricar vida.

Estos hombres pensaron que en el año 2000 habría aparatos capaces de convertir un huevo en un pollo en unos minutos. Lo bueno de todos estos dibujos es ver cómo trataron de imaginar un mundo hiperrobotizado y futurista y sin embargo ninguno pensó en que la ropa avanzaría con la moda.

Un futuro todavía lejano.





Estas estampas fueron tan habituales en la Francia de principios del 1900 que se apuntaron otras compañías. La marca de chocolatesLombart presentó una serie de seis dibujos en las que retrataban el siglo XXI.

Esta estampa se inspira en lo que debería ser una llamada normal en elaño 2000. La realidad aumentada y los hologramas deberían ser el pan nuestro de cada día. Sin embargo no ha ocurrido aún.

Resulta curioso comprobar cómo pudieron adelantarse a una primitiva videollamada y sin embargo jamás pudieron sospechar la existencia dealgo que ya hoy es indispensable: los teléfonos móviles.

Un tren-barco a vapor.





Francia no fue el único país donde se crearon este tipo de estampas. En Alemania también aparecieron algunas muy interesantes, aunque el estilo es bastante diferente con unos colores más vivos y unos trazos casi impresionistas.

En este caso los alemanes, que a diferencia de los franceses no se preocupan de las comodidades diarias, imaginaron cómo sería la industria y el transporte del futuro. Un barco-tren a vapor capaz de atravesar los océanos cargado de mercancías. El dinero es lo primero.