TRADUCIR A:

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

viernes, 11 de octubre de 2013

la leyenda negra de Zugarramurdi, el pueblo de las brujas

La brujería se comtempló desde la Antigüedad como vehículo a través del cual el mal se infiltraba en la sociedad.
En un entorno poco instruido, las personas que mostraban un estilo de vida distinto al de la mayoría-poniendo en duda, conscientemente o no, los valores y el orden establecidos- pasaban a ser sospechosos de brujería y causantes de todas las desgracias generales.


Mujeres solas, que por su vida independiente cuestionaban el patriarcado, de pobre condición,en medios rurales y con comportamientos extraños a la norma (madres solteras, prácticas curanderas o abortistas,inestabilidad psíquica...)eran las perfectas candidatas.
La misoginia subyacente era clara: la mujer, que era débil mental, resultaba presa fácil del Diablo.Y más apartir del siglo XVI, en que, de la mano de la Reforma y la Contrarreforma, se intensificó el sentido de el pecado, así como el miedo al infierno y a Satanás.
La cifra de procesadas en la península, aunque siempre deplorable. no fue tan alta como suele creerse.
Ilustración de «The Lancashire witches» deWilliam Harrison Ainsworth.

A principios de 1609 el rey francés Enrique IV, fiel creyente, embarcó a sus mejores jueces y hombres de fe en una caza de brujas para eliminar la hechicería en el sur del territorio galo. muchas personas, temerosas de ser purgadas y ajusticiadas, huyeron a la vecina España. entre ellas una joven, María de ximildegui, que regresó a su pueblo Zugarramurdi (navarra), situado a escasos kilómetros de la frontera.
Cuevas de Zugarramurdi

interrogada por el párroco local, y temiendo lo peor. a cambio de su salvación, la mujer confesó haber participado junto a otros vecinos del pueblo en reuniones paganas en las que se veneraba al diablo en el ‘aquelarre’, el prado del macho cabrío, en euskera. María aseguró haber practicado la brujería, e incluso volado, con la ayuda del maligno.
El aquelarre. Ilustración del libro de Anton Praetorius.

Sus palabras llegaron a oídos del tribunal de la inquisición de logroño, que inició una investigación. el resultado fue un auto de fé en el que se juzgó a nada menos que 53 personas de la comarca: 21 quedaron en libertad, otras 21 fueron acusadas de delitos menores y al resto se les condenó a morir en la hoguera.

El ocho de noviembre de 1610, las 11 supuestas ‘brujas’ ardieron en la plaza mayor de logroño. cinco de ellas, que ya habían fallecido durante el proceso víctimas de las torturas o el suicidio, fueron quemadas en efigie junto a sus restos mortales. además, la iglesia instaló 10 cruces para proteger al pueblo y resguardarlo de las garras del mal.

Los juicios de Salem

La repercusión que aquel acto de fe tuvo en toda Europa provocó el nacimiento de la leyenda negra de zugarramurdi, ‘el salem español’ o ‘el pueblo de las brujas’. brujas que tiempo después se descubrió que no eran tales. no pasaban de ser una suerte de curanderas naturistas con alto conocimiento de las plantas y los animales, que consumían diferentes ungüentos alucinógenos para alterar su nivel de conciencia y buscar de otros planos existenciales.