TRADUCIR A:

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

viernes, 1 de julio de 2011

Peter Kürten "El vampiro de Düsseldorf"

Peter Kürten (26 de mayo de 18832 de julio de 1931[ fue uno de los asesinos en serie más conocidos de Alemania. Conocido como "El vampiro de Düsseldorf", cometió al menos 9 asesinatos a adultos y niños y 7 intentos frustrados.

Su padre, moldeador de arena, dado a la bebida maltrataba a su mujer y a sus trece hijos, siendo llevado a prisión por intento de incesto. Peter tuvo que educarse en la calle, comenzando así su vida criminal muy tempranamente. A los cinco años de edad además de la crueldad con los animales mató a un perro y a uno de sus compañeros de juegos que no sabía nadar lo tiró desde una barca en la que navegaban, intentando ahogarle. 

A los 8 años, después de una paliza que le dio su madre, huyó de la casa, viviendo del producto de sus robos. Regresó a casa y trabajó como aprendiz en una fábrica. A los catorce años violó a una joven a la que dejó medio estrangulada. A los 16 años vivió con una mujer mayor que él, que era sadomasoquista y le obligaba a pegarla, lo que estimuló el sadismo del joven criminal. Sufrió varias condenas por robo. En 1904 comenzó su carrera de incendiario, lo que le proporcionaba una gran satisfacción sexual.


 Ingresó en el Ejército, desertando después, siendo detenido y condenado a siete años de trabajos forzados. En 1913 asesinó a una niña de ocho años cuando entró a robar en una casa, pero no fue descubierto.

 En 1923 se casó. No tuvo hijos. Vivía aparentemente como un hombre normal. Sin embargo llevaba una doble vida. Era ya en realidad un maníaco sexual y entre 1923 y 1929 asaltó a varias mujeres dejándolas medio muertas, pero ninguna se atrevió a denunciarle. Luego atacó a una mujer adulta con unas tijeras dejándola malherida y mató de la misma forma a una niña de nueve años quemándola después con gasolina. 

Según relato más tarde al ser detenido "El lugar en donde ataqué a Frau Kühn lo visite dos veces en la misma tarde y luego volví varias veces. Al hacer esto, tenía a veces eyaculaciones. Al rociar la gasolina sobre el cadáver, tuve una eyaculación de la altura del fuego".

Ese mismo años asesinó a un hombre y una mujer con unas tijeras, bebiéndose su sangre. Poco después asesinaba en un descampado a dos hermanas de forma brutal. Siguieron tres crímenes más con violación y muerte a martillazos. Tras una serie de intentos de violación y asesinato su último crimen fue el de una niña de cinco años, Gertrud Alberman, a la que mató en las afueras de Düsseldorf.

En 1913 Peter Kürten entra en una taberna, sube a las habitaciones, y allí encuentra a la sobrina del dueño del lugar, Peter Klein.
La chica tenía diez años y estaba durmiendo cuando Kürten la degolló y posteriormente la violó.A partir de ese momento, comenzaron a sucederse en Dusseldorf terribles asesinatos a hoja de hacha.Después de ese momento, Peter Kürten vuelve a entrar en prisión por desertar del ejército.Cuando fue liberado en 1921, trata de cambiar su imagen adquiriendo una floristería y convirtiéndose posteriormente en un respetado sindicalista.
Después se casó con una prostituta y volvió a vivir a Dusseldorf,El 3 de febrero de 1929 Kürten se cruza con una mujer (Kühn) por una calle oscura, y su instinto asesino sale a relucir. Le propina veinticuatro tijeretazos por todo su cuerpo mientras la mujer grita de dolor y desesperación. Kürten huye, y la mujer consigue vivir, pero los incidentes solo acababan de comenzar.Cinco días después apuñala a una niña de ocho años, e intenta quemar su cuerpo inerte bañado en petróleo. Otros cinco días después asesina a Scheer, mecánico de Dusseldorf, apuñalándolo veinte veces.

El 29 de agosto continúan los asesinatos. Es la fiesta de Flehe y Peter se cruza con dos niños: Luise Lenzen, de trece años y Gertrud Hamacher de cinco. Kürten le pregunta a Luise si puede comprarle tabaco mientras él cuida de la pequeña Gertrud, a lo que este accede.
Aprovechando la ausencia de Luise, Kürten intenta decapitar a Gertrud, le corta el cuello, y repite la operación con Luise cuando llega. Sin embargo, Gertrud logró sobrevivir, y dar una descripción de Peter Kürten bastante acertada.
El intento de violación y muerte de María Butlies, fue lo que condujo a su detención. Su mujer nunca descubrio su doble vida. Pero al final, y por recomendación de él, para que cobrase la recompensa por su captura, le denunció a la policía. 

Siempre fue considerado por sus vecinos como un hombre honrado, tranquilo, inteligente y trabajador. El Profesor Berg, psiquiatra que le examinó en la cárcel se ganó su confianza y consiguió que le contase toda su vida con detalle. Tenía una memoria sorprendente. El 22 de abril 1931, convicto de 9 asesinatos (los demás no se le pudieron probar), recibió 9 penas de muerte. La ejecución por decapitación tuvo lugar el 2 de julio de 1931, en el patio de la prisión de Klingelpütz, en Colonia. 
El caso Kürten es importante en el mundo de la criminología al dar a la policía de todo el mundo elementos que son clave en la evolución de cualquier asesino en serie. Fue la primera vez que un cuerpo de seguridad nacional pudo determinar la actividad criminal en miles de sospechosos. De hecho, muchos asesinos después de Kürten imitaron su conducta y muchos otros presuntos delincuentes fueron absueltos por la policía al no encajar con el modus operandi del vampiro de Düsseldorf.

Los motivos de la actitud de Kürten todavía son objeto de estudio. Él arguyó como la principal razón para cometer los asesinatos su pasión desenfrenada por beber la sangre de sus víctimas (de ahí su apodo del Vampiro de Düsseldorf) y su placer sexual en el momento de la ejecución. Aunque durante el juicio, el asesino también reconoció que su principal motivación consistía en "aleccionar a una sociedad opresiva".

"¿Después de que mi cabeza se haya desprendido del cuerpo, podré oír, por lo menos por un momento, el sonido de mi propia sangre cuando brote de mi cuello?", quedo en silencio por un momento y agrego "sería el mayor placer para terminar todos mis placeres".
Sus últimas palabras antes de pasar al patíbulo.