TRADUCIR A:

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Grecia: crece la expectativa por posible hallazgo de la tumba de Alejandro Magno

El hallazgo este fin de semana de dos cariátides en las excavaciones de la tumba de Anfípolis, en el norte de Grecia, disparó aún más el interés por un yacimiento arqueológico que desde hace semanas centra la atención política y mediática del país.

En un comunicado emitido este fin de semana, el ministerio de Cultura informó del hallazgo de dos esculturas, conocidas como cariátides por su forma de mujer, situadas en la puerta de acceso al recinto funerario de Anfípolis, que no deja de cosechar sorpresas casi a diario.

"La estructura de la segunda entrada con las cariátides es un hallazgo importante, que apoya la opinión de que se trata de un monumento de gran importancia", destacó la nota ministerial, que aportaba los detalles de ambas figuras.

El rostro de la cariátide occidental se conserva prácticamente intacto, mientras que ha desaparecido casi por completo la cara de la escultura del este.



Las dos tienen uno de sus brazos extendido -la cariátide occidental el derecho y la oriental el izquierdo- en un intento simbólico de oponerse a la entrada de cualquiera en el lugar.

Las cariátides, sobre cuyos hombros descansan gruesos rizos de su melena, aún conservan pequeños trazos de color azul y rojo y fueron esculpidas en mármol de Tasos utilizando la misma técnica que en las dos esfinges, de dos metros de altura, que custodian la entrada principal del monumento y que se encuentran en muy buen estado de conservación.

¿Los restos de Magno?

El recinto funerario de Anfípolis ha cobrado tal relevancia, no solo porque, según los arqueólogos, podría ser el mayor de Grecia -con 30 metros de alto y un muro circular de 497 metros-, sino sobre todo porque se especula con que podrían hallarse en su interior los restos de Alejandro Magno, o en su defecto, los de su esposa Roxanne, los de su hijo Alejandro IV, o de algún oficial importante de su ejército.



Desde que en agosto se anunciase la existencia de esta antigua tumba, el asunto ha saltado a las primeras páginas de los medios y el Gobierno del conservador Andonis Samarás lo ha capitalizado como emblema en muchos de sus discursos.

El propio Samarás fue de los primeros en visitar los trabajos de Anfípolis a principios del mes pasado, junto con el ministro de Cultura, Konstantinos Tasula, que prácticamente a diario se pronuncia sobre el avance de las excavaciones.

Según el Ejecutivo, este hallazgo podría relanzar la imagen internacional de Grecia y aumentar el turismo, el sector más importante de la economía griega al que el Gobierno se aferra como motor de salida de la crisis, con unas previsiones para este año de más de 20 millones de turistas.