TRADUCIR A:

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, 18 de septiembre de 2014

«Fifi», la tentación de los espías británicos.

La existencia de «Fifi», la agente que ponía a prueba la sangre fría de los espías británicos bajo las técnicas de seducción, siempre ha sido un mito. Hasta ahora. Setenta años después, los Archivos Nacionales han publicado más de 3.000 documentos de inteligencia de laSegunda Guerra Mundial. No sólo se ha confirmado la existencia de la seductora espía sino que también se ha revelado su verdadera identidad.

Documento que relata la historia de «Fifi»


Su auténtico nombre era Marie Christine Chilver. Escapó de una prisión alemana y fue reclutada a los 22 años por el «Special Operations Executive (SOE)» -una sección del MI6 creada por Churchill-, paraprobar la lealtad y discreción de su equipo de espías durante la Segunda Guerra Mundial.

Marie llamó la atención del SOE cuando en 1941 ayudó a un piloto británico de la RAF, que se había estrellado en Francia, a regresar a Reino Unido. Después de confirmar que Marie no era una espía nazi -como en principio creía la organización-, empezó a trabajar en el Reino Unido bajo la máscara de una periodista «freelance» francesa. El piloto la llegó a describir como una de las mayores «expertas en engaño» que había conocido.


El SOE pronto se dio cuenta de la utilidad y eficacia de «Fifi». Los documentos de los Archivos la describen como una mujer joven,políglota, con los «inusuales talentos de inteligencia, coraje y determinación», que, sumado a su «impactante» belleza hacían de ella una pieza de incalculable valor para los británicos, enzarzados en la Segunda Guerra Mundial. Para proteger esta valiosa «arma», su verdadera identidad solo la conocían tres personas.

Con un elegante vestido y en ocasiones, alrededor de unas copas,seducía a los agentes y extraía toda la información de inteligencia que podía. Sus instrucciones incluían hasta dónde y cuándo encontrar y «provocar» a sus objetivos. Después elaboraba un informe detallando elgrado de confianza y lealtad del sujeto.

Para muchos de estos espías que tuvieron el «placer» de conocer a «Fifi», supuso el fin de su carrera. Por ejemplo, el caso de unprometedor agente belga que fue rechazado después de un encuentro con «Fifi». «Antes del atardecer ya había descubierto todo lo que se podía saber de él», escribió en el informe, y el SOE le invitó a replantearse su futuro en el espionaje.



Cuando Marie se retiró del servicio, pasó el resto de su vida cuidando animales, su otra pasión, y llegó a abrir un refugio en su Lituania natal. Murió en 2007, a los 87 años.