TRADUCIR A:

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

lunes, 5 de agosto de 2013

La deformación craneal como ideal de la belleza de los mayas

Durante mucho tiempo, los expertos en esa civilización pensaron que los mayas alteraban el aspecto de sus cabezas, alargándolas, porque necesitaban usar grandes tocados. Sin embargo, posteriormente se encontraron otro tipo de cráneos, con deformaciones mucho más redondeadas que las anteriores.

Según explicaron los guías del museo a los “ruteros”, en ambos casos la técnica empleada por los mayas era la del aplastamiento mediante la colocación de dos tablas, fuertemente atadas con vendas, en la parte anterior y posterior de la cabeza.

La deformación de los cráneos comenzaba a una edad muy temprana, y era una práctica que habitualmente se aplicaba a los recién nacidos. Junto a los cráneos, en su mayoría de niños, los textos del franciscano español Diego de Landa (1524-1579) ofrecen más detalles de la técnica utilizada por los mayas.


En ellos describe la manera en la que se colocaba a los pequeños al poco de nacer sobre un lecho elaborado con varillas y allí, boca abajo, se les ponía la cabeza entre dos tablas, situadas en la parte anterior y posterior, hasta alcanzar la forma deseada.

Pero además del alargamiento o redondeado de sus cráneos, los mayas también decoraban sus dientes con pequeños discos de jade, concha o coral. Les gustaba llevar el rostro tatuado de negro o rojo, según si permanecían solteros o estaban casados, y se realizaban escarificaciones, pequeños cortes en la piel que al cerrarse dejaban una cicatriz.

Junto a la deformación craneal, el estrabismo se convirtió en otro sorprendente canon de belleza. Para conseguir que su hijos fueran bizcos, las madres mayas colgaban de sus cabellos unas bolitas de resina, que les caían sobre los ojos y les obligaban a torcerlos.


Los restos óseos encontrados en las principales antiguas ciudades del Yucatán sirvieron también a los arqueólogos para conocer algunas enfermedades que padecieron sus habitantes. Hasta ahora se han podido identificar diferentes tipos como la artritis, la tuberculosis, la sífilis, fracturas óseas y algunas afecciones, como el escorbuto, provocadas por deficiencias en la alimentación.