TRADUCIR A:

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, 20 de diciembre de 2012

Las cartas de los soldados alemanes de la Segunda Guerra Mundial llegan a su destino 71 años después

En total son 90 cartas y tarjetas postales que fueron robadas en 1941 por un grupo de jóvenes que forzaron un buzón de correos del ejército alemán en St Helier, capital de la isla británica Jersey frente a Normandía (Francia). Las cartas fueron entregadas a un hombre que las escondió en un piano de su domicilio.

Hace cinco años, este hombre, que prefirió permanecer en el anonimato,entregó las cartas a los archivos de Jersey donde el personal comenzó una larga búsqueda para enviar el correo a sus destinatarios, según informó portavoz de esta institución.

El departamento de correos de Jersey se puso en contactó con su homólogo alemán que encontró a diez de las familias de los destinatarios.

"Al principio pensé que quizás era una broma, pero cuando me contaron esta historia me entusiasmé y tuve muchas ganas de ver lo que ésta carta tenía dentro", explicó Engelbert Bergmann, de 55 años, un agricultor de Fráncfort que recibió una misiva escrita por un vecino de su abuelo fallecido en los años 80.
Los soldados alemanes que escribieron estas cartas pasaban su segunda Navidad en Jersey. "Les deseo una feliz Navidad y un feliz año. Pero lo que más deseo, es que la guerra se termine lo antes posibles para que podamos aprovechar la vida nuevamente todos juntos", escribió uno de los autores de las cartas.


Carteros de los correos de Jersey y del servicio postal alemán hicieron llegar hoy finalmente las felicitaciones navideñas a Engelbert Josef Bergmann, vecino de Mühlheim am Main, en el estado federado de Hesse, y nieto del destinatario de la misiva. 

"Feliz Navidad y próspero Año Nuevo te desea el soldado Emil Adam. Muchos recuerdos a Maier, Fischer y Melcher", leyó Bergmann al recibir la carta -escrita con cuidada caligrafía- con cierto alivio ante las inofensivas palabras del mensaje, pues, como dijo, "uno nunca sabe". 

Según un empleado de los correos alemanes, "algunos no quieren las cartas", tampoco la hija del remitente, Emil Adam, pues no estaba interesada en tener nada que ver con esos "asuntos del pasado".


Muchos temen que las felicitaciones redactadas durante la contienda mundial reflejen el ideario nacionalsocialista, precisaron los correos alemanes.
Está previsto que otras cuatro cartas, fechadas entre el 16 y el 17 de diciembre de 1941, lleguen en breve a las familias de los destinatarios en la ciudad de Offenbach.