TRADUCIR A:

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

lunes, 24 de diciembre de 2012

Bombas recubiertas de chocolate para matar a Churchill

Como no podían acabar por las bravas, ni a tiros, con la mejor cabeza que ha tenido -y tendrá- Europa en toda su historia, los nazis quisieron matar a sir Winston Churchill como dulce para chocolate. Según publica The Telegraph, diversos documentos históricos han revelado un complot amasado largo tiempo por los nazis para asesinar al gran estadista británico con barritas explosivas -nada nutritivas- recubiertas de chocolate.

Los enemigos de Churchill sabían de la proverbial afición de sir Winston a endulzar sus reuniones en el comedor que utilizaba como Gabinete de Guerra durante la Segunda Guerra Mundial. Allí nunca faltaba elchocolate negro, que le gustaba paladear al primer ministro británico. Hitler no podía ver ni en pintura a Churchill, por lo cual decidió darle un nuevo significado al postre «muerte por chocolate».
Sir Winston Churchill

Así, el genocida aleccionó a agentes secretos nazis para que recubrieran los chocolates preferidos por Churchill con una fina capa negra y dentro colocaran artefactos explosivos letales que podrían acabar con la vida de toda persona que estuviera a varios metros de distancia. Luego, envolverían los dulces con una etiqueta en papel negro y oro, y los colocarían discretamente en la mesa del comedor de Churchill.

La pericia de Lord Rothschild

Todo lo tenía planeado a la perfección Hitler, pero no contaba con la pericia y buen hacer de los espías británicos. Uno de ellos se olió la tostada de chocolate, y avisó a uno de sus jefes del MI5, el de más alto rango, Victor Rothschild, sobre el complot nazi para acabar con Churchill.

Lord Rothschild, un científico en tiempo de paz, así como un miembro clave de la familia de banqueros Rothschild, escribió inmediatamente una carta a un talentoso ilustrador adscrito a su unidad pidiéndole que dibujara en imágenes -a tamaño póster- el chocolate en cuestión para saber a qué enemigo se enfrentaban.

Rothschild envió su misiva al artista Laurence Fish, con fecha 4 de mayo de 1943; la escribió en su búnker secreto en Parliament Street, Londres. Marcada como «alto secreto», la carta señala:

«Estimado señor Fish, me pregunto si usted podría hacer un dibujo para mí de una losa de explosivo de chocolate. Hemos recibido información de que el enemigo está utilizando losas de libras de chocolate, que son de acero con una cubierta muy fina de chocolate real. En el interior hay explosivos de alto poder y algún tipo de mecanismo de retardo ... Cuando se rompe un trozo de chocolate en un extremo de la forma habitual, un trozo de tela se pone de manifiesto pegado al centro de la pieza y suena un tictac en mitad del resto de la losa».


En la carta, Rosthschild le detalla al señor Fish cómo funciona el mecanismo explosivo, que se activaría cuando la pieza de chocolate se resquebrajara abruptamente, lo que también tiraría de una lona. La explosición se hubiera producido siete segundos después de romper la onza de chocolate.

Todos estos datos han sido descubiertos por la viuda del señor Fish, la periodista Jean Bray, mientras ordenaba sus bienes después de la muerte del artista a la edad de 89 años, en 2009