TRADUCIR A:

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, 15 de noviembre de 2012

Las últimas horas de la reina Cleopatra

Los detallados relatos que dejaron dos historiadores de época romana, Dión Casio y Plutarco, permiten reconstruir las últimas horas de vida de la reina Cleopatra. Sin embargo, en sus versiones hay también un notable componente de recreación literaria, que ha contribuido a la leyenda de la reina.

Plutarco cuenta que al volver a Alejandría tras la batalla de Actium, Cleopatra probo los muchos venenos que poseía en animales y prisioneros para ver cual de ellos era más eficaz y más indoloro.
El último día de su vida, por la mañana, la reina visita la tumba de Antonio. Según Plutarco, pronuncia allí un discurso entre lagrimas desgarrador, pone un corona en el túmulo y lo besa antes de partir.


Por la tarde, toma un baño y ordena preparar un suntuoso banquete. Al final de ágape, la reina recibe una cesta de higos, quizás con el mortífero áspid dentro, y envía un mensaje a Augusto.

Los historiadores modernos han avanzado varios argumentos en contra de que Cleopatra se suicidara por la mordedura de un áspid (este reptil puede llegar a medir 1.80 m de longitud, por lo que es difícil esconder en una cesta).
Ademas es difícil que la serpiente mordiera a tres personas, Cleopatra y sus dos esclavas. Y la reina no experimentó el paroxismo que provoca el veneno de un áspid. Es más probable pues, que utilizara un bebedizo toxico.


Tras el banquete Cleopatra se queda sola con sus sirvientas Iras y Carmiana. Las tres se suicidan seguramente envenenándose, Carmianan incluso tiene tiempo de retocar la corona de su señora antes de desplomarse.
Al recibir el mensaje de Cleopatra, Octavio envía dos mensajeros a que comprueben lo que ha ocurrido. El llega poco después y ordena a unos libios que apliquen un antídoto a la reina, pero es demasiado tarde.


Octavio dispone que Cleopatra sea enterrada con todos los honores junto al cuerpo de Marco Antonio, como había pedido. Iras y Carmiana son sepultadas junto a su señora aunque ningún autor precisa el lugar exacto

Fuente.Historia National Geographic