TRADUCIR A:

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

martes, 4 de septiembre de 2012

¿SABIAS QUE? Part... XVII

DARWINISMO.

A medida que el darwinismo lograba una amplia aceptación en la década de 1870, se hicieron caricaturas de Charles Darwin con un cuerpo de simio o mono para simbolizar la evolución.
published in The Hornet,22 de marzo de 1871

HELEN STEPHENS LA ATLETA QUE ENAMORO A HITLER

El Führer no pudo resistirse ante los encantos de la campeona olímpica estadounidense de 100 metros de los juegos de Berlín 1936, pues la invitó a su palco.

Hitler fue directo y manifestó su admiración mientras acariciaba con una mano el trasero de la deportista diciéndole: "Usted tiene el verdadero tipo ario. Debería correr para Alemania", así lo re
lató la atleta.

Después de un abrazo el cual Helen calificó como "masaje", el líder nazi la invitó a pasar un fin de semana con él en Berchtesgaden. Stephens rechazó educadamente la invitación. Posteriormente abandonó el atletismo y se dedicó a practicar el basketball y el softball.
Durante la Segunda Guerra Mundial sirvió en el Cuerpo de Marines.

En los años 1980 retornó a las pistas de atletismo para participar en eventos dedicados a las personas mayores, y siguió manteniendo su imbatibilidad.

Falleció en Saint Louis en 1994, a los 75 años.

¿Qué hay entre Pinto y Valdemoro?

¿Quién no ha empleado en alguna ocasión la expresión «estar entre Pinto y Valdemoro» en referencia a un estado de indecisión, dubitativo? Pero, ¿qué hay entre ambos municipios?.
Se dice que, antiguamente, Pinto y Valdemoro estaban separados por un arroyo. En Pinto, había un hombre aficionado a la bebida que tenía por costumbre ir con unos amigos a las afueras del
pueblo. Cuando llegaban al arroyo, el «borracho» se entretenía cruzándolo de un lado a otro mientras decía: «Ahora estoy en Pinto. Ahora estoy en Valdemoro». En uno de los saltos tropezó, cayó al río y gritó: «¡Ahora estoy entre Pinto y Valdemoro!».

Hay versiones para todos los gustos. Otra de ellas es la de los reyes de la dinastía de los Austrias, quienes visitaban a menudo Valdemoro, su lugar de descanso de camino a Aranjuez. Al parecer, entre ambos pueblos había una casa con mala reputación, la cual frecuentaba uno de estos reyes de manera asidua. Así, cuando alguien preguntaba dónde estaba el monarca, se decía que estaba «entre Pinto y Valdemoro», para no aludir al lugar concreto.

Otra de las explicaciones alude al vino. Valdemoro tenía fama de tener el de mayor calidad de todo el reino. El vino pinteño, sin embargo, era inferior al valdemoreño. Por ello, se cuenta que cuando alguien tomaba un vino que no era ni bueno ni malo se decía: «Está entre Pinto y Valdemoro».

LA CONDENA DE FALIERO.

En 1355 el dux Marino Faliero intentó apoderarse del gobierno de Venecia. El golpe fue descubierto y Faliero fue ejecutado. Tras su muerte fue condenado a una efectiva damnatio memoriae, en la Sala del Maggior Consiglio, donde se colocaban retratos de todos los dogos, su imagen fue pintada de negro, con una inscripción en latín al pie: Hic est locus Marini Falieri decapitati pro criminibus("Este es el sitio de Marino Faliero, decapitado por sus crímenes").
Retrato a la acuarela de Marino Faliero por Francisco Pradilla, 1883.

EL PRIMER CASO DE TRANSFUSIÓN DE SANGRE.

El papa Inocencio VIII. Cayó enfermo un 25 de julio de 1492 y se le administró sangre de tres niños por la boca. Costó la vida a los niños y no salvó la del pontífice.