TRADUCIR A:

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

viernes, 19 de agosto de 2011

Un frasco cosmético de la faraona Hatschepsut contiene loción dermatológica



Un frasco cosmético que perteneció a la faraona Hatschepsut, con unos 3.500 años de antigüedad, contiene restos de una loción dermatológica, posiblemente farmacéutica y quizás para el tratamiento de psoriasis.

Así lo anunció un equipo científico de la ciudad alemana de Bonn, al oeste del país, tras un minucioso análisis del frasco, de 15 centímetros de altura y un estilizado cuello, que ha permanecido sellado durante los últimos tres milenios y medio.

El egiptólogo Michael Höveler-Müller subrayó que la crema contenía sustancias cancerígenas que podrían haber conducido a la muerte de la faraona que reinó durante 20 años en Egipto y vivió sobre el año 1450 antes de nuestra era.

"Después de tres milenios y medio hemos descubierto el secreto del frasco", dijo Höveler-Müller, quien comentó que ya era conocido que la faraona sufría de cáncer y otras enfermedades como gota y diabetes.

Helmut Wiedenfeld, miembro del Instituto Farmacológico de la Universidad de Bonn, señaló que "el frasco no contenía perfume alguno, sino una especie de loción dermatológica o un medicamento para el tratamiento de los eccemas de la faraona".

Wiedelfeld explicó que su equipo tomó en primer lugar imágenes en rayos X de la botellita, en cuyos bordes se encontraron restos de la sustancia que contenía originalmente.

Además y en uno de los quirófanos de la Clínica Universitaria de Bonnse realizó una mínima perforación endoscópica para acceder al contenido ya seco de la botella, que había permanecido cerrada los últimos 3.500 años.

Los análisis realizados han revelado que la crema dermatológica se componía de aceites de palma, nuez moscada y otras grasas no saturadas, así como alquitrán, producto cancerígeno que aun hoy es utilizado en algunos fármacos.

El frasco perteneció según los jeroglíficos que lo adornan a la faraona Hatschepsut "sin ningún género de dudas", dijo Höveler-Müller, quien reveló que procede de una colección privada y fue exportado desde Egipto con autorización oficial.









Fuente:www.diariodenavarra.es