TRADUCIR A:

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

sábado, 6 de agosto de 2011

Arqueólogos mexicanos hallan baño ritual del siglo I en Israel


Arqueólogos mexicanos hallaron en Magdala, lugar de nacimiento de María Magdalena, en Israel, un mosaico típico del siglo I y un baño ritual judío.
El mosaico de cuatro por cuatro metros, en forma de roseta con ocho pétalos en blanco y negro, fue localizado durante los trabajos de excavación que un grupo de arqueólogos de la Universidad Anáhuac del Sur y de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) realizan a orillas del mar de Galilea, en Israel.
El grupo de especialistas encabezados por la arqueóloga Marcela Zapata, descubrió también un miqwe, una estructura en forma de piscina que funcionaba como baño de purificación ritual para acceder a la sinagoga. Esta estructura de 3.5 metros de profundidad tiene siete escalones, los cuales, según Zapata, “hacen referencia a los siete días de la creación y a siete momentos históricos de contacto entre Yahvé y el pueblo judío”.
“Este miqwe nos ayudará a entender las costumbres religiosa del pueblo judío”, explicó en entrevista telefónica desde Israel, Marcela Zapata.
Este proyecto de arqueología bíblica, que asesora la arqueóloga Linda Manzanilla, del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM, tiene como objetivo comprender el desarrollo histórico-cultural del pueblo de Magdala.
El proyecto que inicio en 2010, a raíz del hallazgo de una sinagoga del Siglo I en un predio propiedad de los legionarios de Cristo, ha logrado excavar mil 250 metros cuadrados y continúa con la búsqueda de vestigios que permitan conocer la forma de vida de los habitantes de ese pueblo, considerado como centro de resistencia hacia los romanos.
Los resultados
Hasta ahora, indicó Zapata, se han encontrado varias piezas de cerámica como ánforas, jarras y platos; vasos de piedra caliza que utilizaban los judíos para purificarse en el miqwe, además de 700 monedas del siglo I, objetos de metal como campanas y anillos, algunos dados, así como algunas moliendas de basalto para hacer pan o para moler granos.