TRADUCIR A:

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

viernes, 29 de julio de 2011

La arqueología egipcia apuesta por sus tesoros frente a viejos personalismos

"Siento que estoy aquí para hacer mi trabajo como un soldado que sirve a las antigüedades. Pienso que los tiempos han cambiado: antes en este puesto eras una estrella, pero ahora no lo eres", afirmó Abdel Maqsud a Efe en su primera entrevista a un medio de comunicación extranjero desde que fue nombrado hace una semana.
   
Y es que el nuevo secretario general del Consejo Supremo de las Antigüedades Egipcias (CSA) quiere acabar con los personalismos en esta nueva etapa.
     
"Las antigüedades son la estrella y no tú", sentenció este arqueólogo de Ismailiya (este), de 57 años de edad y complexión corpulenta, en su despacho de estilo minimalista, donde el único objeto que recuerda que uno está en el CSA es una caja para guardar pañuelos de papel con motivos faraónicos.
     
Pese al nuevo tono que quiere imprimir Abdel Maqsud, la sombra del antiguo responsable, Hawas, es alargada y su nombre se sigue escuchando por los pasillos de la sede de esta institución en el cairota barrio de Abasiya, donde el nuevo jefe ha decidido fijar su cuartel general.
   
Los dos teléfonos de Abdel Maqsud, ataviado con un traje de chaqueta azul marino a juego con una corbata con dibujos de jugadores de golf, no paran de sonar, mientras una cola de una veintena de personas espera a la puerta de su despacho para plantearle problemas que resolver.
   
El nuevo jefe de la Arqueología egipcia suspira cuando habla de la que se le viene encima: Su prioridad es dar trabajo a los 10.000 arqueólogos egipcios que ahora están en el paro y hacer frente a la deuda de 1.000 millones de libras (unos 181 millones de dólares), herencia de la administración anterior.
   
"El momento es complicado porque las excavaciones pararon, ya que estamos obligados a proteger los sitios arqueológicos y los museos. Además no recibimos el mismo número de turistas, por lo que la situación económica es difícil", destacó Abdel Maqsud.
     
Pese a este legado envenenado, rechazó criticar abiertamente a su predecesor.
     
"Zahi es una parte en la historia. Hablé con él después de que me nombrarán y él me deseó buena suerte. Nosotros le deseamos un buen descanso", señaló Abdel Maqsud, quien hizo hincapié en que se van a mantener las cosas positivas de la administración anterior.
   
"Seguiré con dos proyectos importantes: el del Gran Museo Egipcio y el del Museo de la Civilización en Fustat -reveló-. Son dos proyectos prioritarios y tienen mi apoyo total porque son buenos para el futuro de Egipto y no pueden esperar ni un día".
   
Además, Abdel Maqsud adelantó que quiere ampliar la colaboración con otros países y prometió que va a respetar todos los acuerdos firmados anteriormente con misiones arqueológicas extranjeras.





Fuente:http://www.larazon.es