TRADUCIR A:

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

miércoles, 20 de abril de 2011

Las primeras prótesis podrían ser egipcias

Una investigadora inglesa experimenta el uso como prótesis de dos dedos artificiales hallados en una momia egipcia.
En el museo del Cairo y en el museo británico se conservan dos curiosas piezas con la forma de un dedo gordo del pie procedentes del antiguo Egipto y datadas respectivamente en 950-710 a.C y 600 a.C. Ambos apéndices    se encontraron en sedas momias, lo que había hecho pensar a los egiptólogos que se habían añadido a los cuerpos en el momento de momificación.Sin embargo Jacky Finch, investigadora de la universidad de Manchester ( Reino Unido ), acaba de plantear la hipótesis de que los dos dedos fueron usados por sus dueños en vida, al modo de las prótesis modernas. Para demostrarlo, la doctora Finch elaboró unas réplicas exactas de las dos piezas y unos voluntarios a los que les faltaba el dedo gordo del pie se las colocaron y se pusieron a andar con unas sandalias egipcias.
El resultado fue que pudieron andar cómodamente con las piezas.
Cómodas y resistentes.
Para que sean clasificados como verdaderos como dispositivos protésicos, la doctora Finch afirma que el material debe resistir las fuerzas corporales y no romperse, tener apariencia realista, ser fácil de poner y, sobre todo ayudar a caminar. Siguiendo este criterio, el buen resultado de la prueba sugiere que los primeros en utilizar prótesis funcionales en los pies para poder andar fueron los antiguos egipcios y no los romanos, como se creía hasta ahora,


PIONEROS DE LA MEDICINA
El uso de prótesis en el antiguo egipto no puede sonsiderarse sorprendente. Se sabe que había médicos especializados, desde oculistas y dentistas hasta los dedicados a la obstetricia o cirujanos.
La decoración de algunas tumbas muestra a médicos curando dislocaciones de trabajadores accidentados, y el las necrópolis se han hallado evidencias de fracturas óseas soldadas por la mano humanas e incluso de amputaciones realizadas con éxito