TRADUCIR A:

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Un paseo por los mitos más insólitos y salvajes del rock.

¿Cómo sería el rock sin las creencias de que Elvis sigue vivo, que Paul McCartney murió en 1966 y que Led Zeppelin camufló un código satánico en "Stairway to Heaven"?.


Creo que uno de los encantos que tiene el rock es todo el mundo que surge alrededor, el misterio y la riquísima mitología que envuelven al rock, repleto de figuras fascinantes y sucesos sorprendentes que siguen encandilando al público, aunque muchas de esas historias sean auténticos bulos.

Como muestra, si uno escribe "Paul McCartney" en Google, el primer resultado que sugiere el buscador, antes que "Beatles" o "canciones", es "Paul McCartney muerto", como referencia a la leyenda urbana que dice que el músico de los Beatles falleció en un accidente de tráfico en los años 60 y que el actual es un doble.




El rock tiene su propia historia, pero al mismo tiempo esta es una historia paralela que muchas veces es incluso más sorprendente que la propia historia real.

Hay leyendas turbias de todos los colores, como la que "resucita" a Jim Morrison de The Doors, la que asegura que el fantasma de Janis Joplin sigue enclaustrado en el hotel donde murió o la que afirma que The Eagles escondió un mensaje demoníaco en "Hotel California".


El famoso incidente sexual con un tiburón de Led Zeppelin o la noche que Keith Moon, batería de The Who, aparcó un coche en una piscina, son otras leyendas que alimentan la imagen del rock como un mundo de exceso y, a la vez, pura ensoñación.

Existe una leyenda que afirma que el disco "Dark Side of The Moon", de Pink Floyd, es una banda sonora hecha expresamente para la película "El mago de Oz". La más "cruel", es la que sostiene que Mama Cass, con problemas de sobrepeso, murió mientras comía un bocadillo.


El pozo de leyendas es inagotable y además internet es una plataforma muy buena para extender los bulos sobre el rock.

Y si al lector no le convence, siempre le queda la opinión de Keith Richards, un habitual protagonista de estas historias: "Lo curioso de estas leyendas urbanas es que a la gente no se le olvidan, a pesar de que se ve claramente que no son ciertas, tal vez porque la idea es tan descabellada o tan cruda o tan lasciva que parece inconcebible que sea una invención".



Fuente. Lainformaciòn.com