TRADUCIR A:

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

sábado, 9 de julio de 2011

Ferdinand von Zeppelin. "El inventor del Zeppelin"

Ferdinand Adolf August Heinrich Graf von Zeppelin, más conocido como Ferdinand von Zeppelin, (Constanza, 8 de julio de 1838 – Berlín, 8 de marzo de 1917), fue un noble e inventor alemán fundador de la compañía de dirigibles Zeppelin.
Ferdinand fue el hijo de Friedrich Jerôme Wilhelm Karl Graf von Zeppelin, Ministro de Württemberg y Hofmarschall,y su esposa Amélie Françoise Pauline.

Se educó en la academia militar, estudió ingeniería civil y a los 20 años ingresó en el ejército prusiano.
En el desarrollo de su carrera militar estuvo relacionado con grandes acontecimientos de su época, agregado de Prusia en la Guerra de Secesión norteamericana (1863), guerra austro prusiana (1866)y franco prusiana (1870-71). Se retiró en 1891 con el grado de general de caballería.
Sin embargo, su primera aparición y contacto con la navegación aerostática fue en el campamento de globos aerostáticos del profesor Thaddeus S. C. Lowe, durante la campaña peninsular de la Guerra de Secesión americana (1861-1865). Ahí realizó varias ascensiones en globo de observación para el ejército del Norte.
 En 1877 publica su visión de transporte civil basada en grandes globos aerostáticos.La idea inicial para el transporte civil que se planteó era la de acoplar varios dirigibles como si fuese un tren aéreo, opción que no resultaría viable.

Los primeros dirigibles tenían forma de cigarro puro alargado. Se sustentaban mediante bolsas de gas que contenían hidrógeno, un elemento peligroso al ser muy inflamable; el gas, al ser menos denso que el aire, elevaba la estructura, el peso que podía elevar era mayor cuanto más volumen contuviera la bolsa, por lo que los aparatos alcanzaron un enorme tamaño.
Los voluminosos artefactos debían utilizar gigantescos hangares donde fabricarse y resguardarse una vez construidos. El primero de tales edificios lo realizó a sus expensas Von Zeppelin, con un coste de 65.000 marcos; no obstante, no se podía permitir sufragar la compra de terrenos, por lo que optó por instalarlo en el agua.
El hangar flotante lo ubicó en el lago Constanza, en la frontera alemana con Suiza. Además del ahorro económico, esta alternativa le resolvió un problema técnico; la dirección del viento era una cuestión clave, pues dificultaba el acceso y salida del dirigible en la edificación. Su instalación sobre el agua se hizo anclándolo sólo a uno de los extremos del hangar, de modo que la propia fuerza del viento lo empujaba orientándolo a su favor, así siempre estaba situado en la posición correcta para el aterrizaje o el despegue del artefacto.
El edificio disponía de un suelo deslizante, que se podía desplazar como si fuese una caja de cerillas, extrayendo la base del hangar del resto de la construcción, para sacarlo al exterior se empleaba un remolcador que tiraba de él.
Von Zeppelin construyó una estructura rígida para su nave. Numerosos diseños y proyectos en combinación con el fabricante de aluminio Carl Berg culminaron con la puesta en marcha de una fábrica de aeronaves en Friedrichshafen (Bodensee). Construyeron un prototipo tras dos años de pruebas y errores, el Luftschiff Zeppelin Eins (LZ-1) de 128 metros de largo y dos motores de 16 caballos y sustentado con hidrógeno, que despegó el 2 de julio de 1900 y voló sobre el lago Constanza, pilotado por el propio Zeppelin. El vuelo duró 18 minutos debiendo realizar un aterrizaje de emergencia sobre el agua.
Vuelo del primer Zeppelin en el Lago Constanza
En 1906 realizó un viaje de 24 horas por tierras suizas, que empezó a despertar el entusiasmo tanto del público como del gobierno alemán.
La actividad generó una importante industria en Alemania, dedicada a fabricar las piezas requeridas para la construcción de estos aparatos. Así, en Berlín, trabajarían 16.000 mujeres ocupadas en la limpieza de intestinos de vaca, pues eran necesarios los de 500.000 reses para que proporcionaran el material suficiente como para poder fabricar una sola bolsa de gas de las que se precisaban en los dirigibles.

En 1908 el gobierno alemán decidió apoyar financieramente a la empresa de Zeppelin siempre que consiguiera realizar un vuelo ininterrumpido de 24horas. Lamentablemente el LZ4, dirigible con el que se pretendía conseguir la proeza, no pudo concluir su itinerario, pues fue destruido por una tormenta, luego se tuvo que prescindir de las subvenciones. No obstante, decidido a mantener su empresa a flote, no dudó en recurrir incluso a colectas populares para financiarse.
Fue tomado por un loco inicialmente, pero cuando comenzó la Primera Guerra Mundial en 1914 la línea aérea Zeppelin fue la primera flota del mundo que se dedicaba al transporte civil de viajeros por el aire, en la que viajaron 40.000 personas. Los dirigibles que se construían cada vez fueron más lujosos y llegaron a ser el orgullo de la nación alemana.
Antes del inicio de la Guerra Mundial, los dirigibles de Zeppelin habían realizado 1.600 horas de vuelo, con una velocidad media de 20 kilómetros por hora. Durante la gran guerra adoptarían los dirigibles su forma aerodinámica, similar a la de los que se construyen modernamente. En el conflicto bélico se utilizaron tanto para puestos de observación como para bombardeos.
Transportó a casi 35.000 personas en más de 1.500 vuelos sin un solo incidente.El apoyo financiero real no llegó, irónicamente, hasta que el Zeppelin LZ4 se estrellase en 1908 en Echterdingen.

El conde Zeppelin murió en 1917, antes del final de la Primera Guerra Mundial. No vio, por tanto, ni el cierre provisional del proyecto Zeppelin por causa del Tratado de Versalles ni el resurgimiento de los mismos bajo su sucesor, Hugo Eckener. Tampoco llegó a ver cumplido su sueño de organizar vuelos trasatlánticos, que se hizo realidad entre 1928 y 1937.
Finalmente, el accidente del Dirigible Hindenburg 20 años más tarde, el 6 de mayo de 1937, en la Estación Aeronaval de Lakehurst , acabó con la historia de los dirigibles como medio de transporte.
Se puso su nombre al único portaaviones alemán construido en la Segunda Guerra Mundial y a los dirigibles LZ 127 y LZ 130. También reciben comúnmente el nombre de zeppelín los dirigibles que desarrolló.
El accidente del dirigible Hindenburg llevó a la inspiración para el nombre del conocido grupo de rock Led Zeppelin. Al parecer, Keith Moon les aseguró que la banda "se vendría abajo como un zeppelín de plomo" (en inglés Lead Zeppelin, que se pronuncia muy parecido a Led Zeppelin). El Hindenburg también aparece en la portada de su primer álbum.
El dirigible Hindenburg, que aparece en la portada del álbum, momentos después de incendiarse.